Una gran y saludable opción para añadir a tu alacena es el aceite de aguacate. Es tan versátil que puedes consumirlo en frío –como aderezo de ensaladas, licuados, en hummus o una rebanada de pan- o cocinar con él porque no pierde sus propiedades benéficas y su sabor al exponerse a altas temperaturas.

Esta maravilla embotellada se produce cuando los aguacates ya están perfectamente maduros. La pulpa de esta fruta se prensa –la cáscara se retira- y a través del método de centrifugación se separa el aceite.

Además de ser excelente en la cocina, el aceite de aguacate es utilizado en la industria cosmética para la creación de tratamientos para las cutículas, la piel, el cabello y cremas faciales y corporales.

La presentación más común de este aceite es en botella, pero ya puedes encontrarlo en spray. Pruébalo como sustituto del aceite de coco, de oliva o mantequilla.

Leave a Reply

Your email address will not be published.